ACTUAL LOS CABOS POLÍTICA 

Al buen entendedor…

Por Gastón Montaño.

De encuestas y encuestados.

Las encuestas en México han venido cobrando notoria importancia de manera paulatina desde 1988, año en que el partido en el poder experimentó una revolución democrática hacia su interior, lo que a la postre provocó una exigencia ciudadana para la democratización del estado, dando inicio a los primeras encuestas de carácter electoral en nuestro país para ofrecer esta herramienta a los votantes, no solo como una forma de propaganda política sino como una ciencia para el estudio de determinada población en momentos concretos y determinantes para la democracia nacional.

Después de las elecciones de 1988, el despertar democrático del país y los señalamientos de fraude electoral, dieron como resultado que el presidente electo, Carlos Salinas de Gortari se viera obligado a llevar a cabo una reforma electoral, quitándole a la secretaría de gobernación la facultad para organizar y calificar los procesos electorales, dando como resultado la creación del primer instituto electoral con autonomía-IFE-, provocando que en 1994 ya no fueran solo las instituciones académicas las que realizaran las encuestas, dando paso así a empresas de comunicación privada y especializadas en el tema de esta, hoy ciencia de estadística.

Las experiencias han sido variadas desde entonces, las empresas especializadas en los estudios demoscópicos han ido cambiando y afinando sus protocolos en base a estudios científicos en la materia, ampliando sus campos de acción dentro de las estructuras gubernamentales de los tres órdenes de gobierno en nuestro país y del sector empresarial, convirtiéndola hoy en día en una herramienta fundamental en la toma de decisiones de todos los sectores, logrando impactar de manera más efectiva en los sujetos de estudio, sea en las áreas de gobierno o la iniciativa privada.

Sin duda hay mucho que mejorar y aunque los primeros pasos en esta ciencia se dieron hace más de 60 años, los estudiosos en la materia avanzan a pasos cada vez mayores para el perfeccionamiento y búsqueda de protocolos confiables en la recolección, recopilación e interpretación de datos de los fenómenos colectivos, aunando a esto la certeza jurídica del hoy Instituto Nacional Electoral-INE- donde las empresas que participan en esta elección recopilando y analizando datos en encuestas para preferencias políticas son sujetas de regulación institucional.

El gran reto hoy en día para las empresas que se dedican a esta labor, es la credibilidad e independencia de sus estudios y resultados, ya que el origen de su financiamiento proviene en muchas ocasiones de los mismos sujetos de estudio, provocando con esto una crisis de credibilidad como las presentadas en los procesos electorales del 2006 y 2012, que derivó en la reforma electoral del 2014, obligando a estas empresas a entregar el estudio completo que respalde los resultados de sus mediciones, con el propósito de contribuir a la construcción del voto razonado y de una opinión publica mejor informada.

Por cierto: En el municipio de Los Cabos no hay ninguna encuesta avalada por el IEE, tal parece que el presupuesto no alcanza o los números no les favorecen para publicarlas, solo en la ciudad de La Paz donde la empresa MFT Mercadotecnia dio a conocer resultados de su última encuesta y que provocó una serie de descalificaciones en la clase política. Sobre todo en los perdedores de la misma encuesta, aclarando la empresa que todos sus resultados están entregados y registrados de manera oficial, con todos sus procedimientos en el Instituto Estatal Electoral.

Related posts

Leave a Comment